Misticismo, religiones, ritos y sectas

Olga Tarot

Vanesa Tarot

Reportajes anteriores:

 

Testigos de Jehová

 

 

 

 DIANETICA Ó LA IGLESIA DE LA CIENCIOLOGÍA 

 

 Camuflados como Asociación Civil, estamos delante de una organización mundial, con centros en más de sesenta países de todo el mundo. Dado el crecimiento de los problemas relacionados con la drogadicción, actúa también en los ámbitos relacionados con la cura de adicciones, con un método propio en los centros “Narconon”. La teórica cura está basada en tratamientos con píldoras vitamínicas, ejercicio y, con mayor fuerza, en estudiar los libros de Dianética. Estos centros van destinados a familias de posición económica alta. Como aseguran que más del 80 % de los adictos atendidos se reintegran en pocos meses a una vida normal, lejos de vicios, las familias acomodadas y desesperadas pagan lo necesario. Es una buena manera para que la Iglesia de la Cienciología entre en las clases altas.

 

 Como experto en publicidad esotérica tuve la oportunidad de conocerles de cerca (desde un punto de visto externo, areligioso y escéptico). Me sorprendieron ciertas técnicas, muy parecidas a las del mundo de las ventas y motivación de comerciales, y la cantidad de material americano de captación que se debía adaptar al “mercado local”. Son impresionantes los diseños y los videos (sino buscad en Google y ved de qué os hablo). Un despacho preparado para el fallecido Hubbard (con efigie esculpida para mantener el culto al creador), en una de las zonas privilegiadas del centro, salas preparadas para charlas “concienciadoras” y un enorme arsenal de libros para vender a los adeptos… Como todos los que tienen algo que decir sobre la próxima vida (sobre todo los Testigos de Jehová), un enorme negocio de venta de libros y material audiovisual en las que tienen los clientes asegurados. Y es que Dianética se vende como el best-seller de todos los tiempos sobre auto-ayuda.

 

 El fundador de este culto fue el estadounidense L. Ronald Hubbard, un señor de vida movidita. Tampoco nos podemos fiar demasiado en la biografía oficial, pues como en la mayor parte de las sectas y cultos nacidos en el siglo XX, éstas se tergiversan a conciencia para “divinificar” al padre. Pero lo poco que nos interesa de este señor sucede poco antes de la II Guerra Mundial. Comenzó a interesarse por los problemas de salud mental, descubriendo que en occidente no se conoce la mente humana mejor que lo pueda hacer cualquier brujo de la India. En 1938 descubrió la 'Ley Primaria de la vida', y la expresó como “Sobrevive”. Posteriormente escribió “Las dinámicas de la vida”, y en 1950 publicó su obra más importante, “Dianética, la ciencia moderna de la salud mental'. Muchos lectores de ciencia-ficción agotaron pronto la primera edición. Después de hacer de la Dianética también una institución religiosa, L. Ronald Hubbard murió en 1986. La etimología griega de Dianética viene de “Dia” (a través) y “Nous” (mente). Significado sencillo y evidente. Este intento de “Ciencia de la Salud Mental” la definen como “el estudio y manejo del espíritu en relación consigo mismo, con los universos y con las otras formas de vida'. Esta supuesta ciencia está fundamentada en axiomas tan indiscutibles como si se tratase de leyes físicas. Hubbard aseguraba que su técnica terapéutica servía para tratar todas las enfermedades mentales no orgánicas y las enfermedades orgánicas psicosomáticas, afirmando una curación total. De un plumazo elimina todos los demás tratamientos basados en postulaciones científicas y en la experiencia médica.

 La Dianética crea condiciones en las que la capacidad racional del ser humano supera los límites normales de la personalidad para permitir una visión completa de la potencialidad mental, rebasando con creces lo que generalmente se opina. Así, quien la practica, queda libre de toda fuente de dolor y malestar, convirtiéndose en 'liberado' y, posteriormente, en 'aclarado'.

 “Liberado” es quien ya no está sujeto a tensiones y ansiedades; “aclarado” es quien, gracias a la Dianética, se ha liberado de cualquier enfermedad psicosomática presente o potencial. El “aclarado” cuenta con la experiencia de toda su vida, con todas sus facultades mentales innatas y toda su imaginación, una salud física inmejorable y con la seguridad de saber que sus molestias psicosomáticas han desaparecido por siempre, pudiendo así tener el potencial de modificar su entorno. Aumenta la inteligencia, la capacidad para el éxito y elimina el fracaso.

 La Supervivencia es la base, y se compone de cuatro diferentes dinámicas: a) sobrevivir como individuo; b) sobrevivir como descendencia; c) sobrevivir como individuo-grupo; d) sobrevivir como individuo-humanidad.

 

Por su propia naturaleza el ser humano es bueno; su mente se aplica a recibir datos, a sacar conclusiones, a resolver los problemas que atañen al individuo en sus cuatro dinámicas. Pero esto sólo es la mente en un aspecto 'analítico'. El dolor físico y mental se graba en las células de nuestro organismo, formando allí algo así como un almacén. Por lo tanto, el dolor, además de un recuerdo, es también una 'herida'; y la grabación de este dolor-herida es precisamente el 'engrama'. Todas las aberraciones humanas proceden de los engramas, los cuales pueden ser pre-natales, natales, y post-natales. Los engramas pre-natales se deben atribuir a los problemas tenidos en las entrañas maternas (discusiones entre padre y madre, golpes recibidos por la madre embarazada, accidentes fortuitos…). Los engramas almacenados en la mente reactiva son inconscientes, y pueden formar una “cadena cuyo primer eslabón es el engrama base”, el primer engrama después de la concepción. Así la Dianética es un “eterno” camino a encontrar ese engrama primero y se puede alargar en el tiempo.

 

 

 

 

 

                  LA TERAPIA DIANÉTICA

 

 La terapia tiene por objeto 'liberar' al enfermo hasta transformarlo en “aclarado”, una persona equilibrada, con decisión y consciencia y libre de dolores físicos y mentales. La terapia libera al enfermo de los engramas, ocasionantes de las aberraciones y enfermedades que ponen en peligro la misma sobrevivencia. La finalidad en sí sería como recuperar la potencialidad innata del ser humano, corrupta por la sociedad y la educación.

 Esta terapia es compleja y perfectamente estructurada. Requiere de varias sesiones con expertos auditores para tratar de liberar al “paciente” de sus engramas. Sumiendo al “enfermo” en un estado “semi-hipnótico” para que reviva los engramas enterrados en su mente, y conseguir adquirir conciencia de ello. La búsqueda de los engramas nos va acercando inexorablemente al engrama primero, pero es un proceso lento y repetitivo, para que no se borre de la conciencia lo que se va consiguiendo.

 

 

 

 

 

LA IGLESIA DE LA CIENCIOLOGÍA

 

L. Ronald Hubbard no quiso crear con la Dianética sólo una terapia para enfermedades mentales, sino fundar una nueva religión con el nombre de 'Church of Scientology' (Iglesia de la Cienciología). Su símbolo una cruz sin Cristo, porque no cree en nada más allá; la Cienciología es una filosofía religiosa aplicada y destinada al práctico mejoramiento de una persona.

 Como Credo: “…los hombres de toda raza, color y credo han sido creados con iguales derechos; que todos los hombres tienen derecho inalienable a practicar integralmente su propia religión; que todos los hombres tienen derecho inalienable a su propia vida, a su propia salud, a su propia defensa, a planear, escoger, asistir y sostener sus propias organizaciones, Iglesias y gobiernos; que todos los hombres tienen el derecho inalienable a pensar, hablar y escribir libremente y a crear su propio destino; que las almas humanas tienen derechos humanos; que nadie, excepto el sólo Dios tiene autoridad para suspender o menospreciar tales derechos, ni abierta ni encubiertamente; nosotros de la Iglesia de la Cienciología creemos que el hombre es fundamentalmente bueno; que trata de sobrevivir; que su supervivencia depende de él mismo y de los demás, y también de la consecución de la fraternidad con el universo; nosotros de la Iglesia de la Cienciología creemos que las leyes de Dios prohíben al hombre destruir su propia naturaleza y la salud de los demás, destruir o esclavizar a otra persona, destruir o limitar la sobrevivencia de sus propios compañeros, o de su grupo; nosotros, los de la Iglesia de la Cienciología, creemos que el espíritu humano puede ser liberado, y que solamente el espíritu puede salvar o sanar la mente y el cuerpo…”. ¿No os recuerda a la Declaración de Derechos de la ONU?

 

 

 

 

 

¿A QUÉ NOS LLEVA TODO ESTO?

 

 Parece genial todo esto, ¿no? Claro, todo lo que se nos promete con imagen de mejora es maravilloso, pero también existen los timos de las estampitas… Dianética nada tiene de científico. Bajo un lenguaje intencionalmente complicado oculta un considerable vacío (como en la mayor parte de cultos, lo complicado del lenguaje hace difícil entender al adepto y aceptar sin más). Aún a día de hoy no se ha presentado un solo aclarado ante científicos. Como religión sólo posee unos pocos ritos tomados de la religión cristiana, como el bautismo, el matrimonio (sólo posible entre miembros) y ceremonias fúnebres. No cuentan con fórmulas de oración, ni pretenden la salvación de sus fieles más que en una “felicidad terrestre” mediante el conocimiento y el mejoramiento de la vida presente y de la comunicación humana.

 Pero claro, al presentarse y registrarse como "Iglesia" cuentan con exención de impuestos. Lamentablemente los adeptos son tan ciegos que nunca se preocuparon por la riqueza en la que vivió Hubbard. Disfrazados de Religión, y con adeptos dispuestos a leer las tesis y el credo, el negocio editorial está servido. No hay impuestos y hay clientes, perfecto. Y por si acaso, se insta a que no compren otros libros (no sea que la costumbre de leer les lleve a comprar el Premio Planeta), pues Hubbard ya lo ha descubierto y escrito todo.

 

 Como en otras ocasiones, es sumamente inquietante el hechizo que ejercen sobre las personas con las que establece contacto; encantamiento propiciado por el misterioso lenguaje que pretende ocultar supuestas profundidades científicas. Nos encontramos con los mismos “adeptos potenciales” de siempre, personas psíquicamente débiles o frustradas, de cultura baja, desprovistas de sentido crítico, personas solas que buscan cariño y protección… La Iglesia de la Cienciología aplica un lavado de cerebro radical, y una vez se capta, no sueltan más al adepto, utilizando siempre nuevas atracciones: el recorrido de purificación, del Esplendor, de la supervivencia atómica (en vista de la próxima tercera guerra mundial), la reconstrucción del universo, las estrellas que nos esperan... Y ante deserciones, los métodos más brutales; no se pueden permitir abandonos que puedan tentar a otros miembros que hayan creado simpatías con el “traidor”.

 Para la captación se utilizan medios cuidadosamente estudiados, contando con centros de especialización para atraer y atrapar a los transeúntes (o visitantes de ferias como la esotérica Magic Internacional), prometiéndoles un test psicológico gratis, un test de estrés del tono emocional, un examen gratuito de la personalidad o bien un curso gratuito de Dianética. El prospecto es muy claro, con la imagen del pobre Einstein y la frase “sólo utilizamos el 10% de nuestro potencial mental”. Hay que decir que muchos otros se acercan por la curiosidad de saber que famosos (como el caso de Tom Cruise o John Travolta) pertenecen a esta organización. Pero ya puedes ser la persona más tranquila y feliz del mundo que tu test dará como resultado un alto estrés emocional para poder intentar llegar a ti (sus técnicas psicológicas son dignas de creadores de perfiles de la CIA).

 Muchos países (algunos tan tolerantes como Estados Unidos, Canadá, Australia, Alemania Federal o Italia) han investigado a la Iglesia de la Cienciología por acusaciones tan terribles como estafa, ejercicio abusivo de la profesión médica, evasión fiscal, fuga de capitales al extranjero… Me recuerdan a los típicos titulares sobre las mafias.

 

 El público debe saber para después elegir, pero para elegir sabiendo toda la verdad que hay detrás, para que no acepte a ojos cerrados cualquier promesa de curación y de liberación de males físicos y psicológicos fuera de la medicina, en la que se invierten millones anualmente para mejorar y que ha triplicado la esperanza de vida en un siglo. No creo que podamos llamar ciencia a aquello que utiliza bases indemostrables, con total ausencia empírica y que promete la liberación del ser humano, pero atándolo de por vida a un grupo minoritario que va a dirigir sus vidas. No nos hace libres lo que nos libera de cuestiones que nunca nos preocuparon y que nos obliga a otras que nunca necesitamos. Para mí, quien actúa de esa manera no actúa a favor de la raza humana, actúa en el nombre del dólar o del euro. La libertad de decidir no pasa por la esclavitud al grupo… Y por supuesto, si no se presentó nunca a ningún aclarado en 50 años, ¿cómo pueden creer los fieles en el sistema?

 Y para quien intente rebatirme que hacen una buena obra con los adictos en sus centros, les diré que no se cura una adicción física “inyectando” una adicción mental y espiritual, cobrando altas sumas por ello y, lo peor de todo, buscando en los que ya han sido débiles para caer en una adicción que caigan en la suya propia...

Tarot de Clara

Tarot y Videncia Angelical

[arriba]
Tarot de Susana Soro
Dianética, de L. Ronald HubbardIglesia de la CienciologíaLos peligros de la Iglesia de la CienciologíaLa muerte es la ausencia de voluntad
Búsqueda personalizada
Espacio Tarot | Tarot y Horoscopos Gratuitos
Espacio Tarot Menu
Cuadro de texto: SECCIONES
Cuadro de texto: SERVICIOS A PROFESIONALES
Espacio Tarot Faldon